dethemedetheme

by Javier Rumego

No descubro nada nuevo al decir que ser escritor es un ejercicio difícil, a veces agotador, y casi siempre solitario (mucho más si eres escritor independiente). Si además pretendemos vivir de ello, el panorama puede ser desolador.

 

Pongamos que has acabado tu novela, y supongamos que, por azares inexplicables de la vida, es buena; muy buena. La siguiente pregunta es inevitable: ¿Ahora qué hago?

 

Si no has publicado nada antes y no tienes un contacto que te facilite las cosas, conseguir que una editorial fije su atención en ti es prácticamente imposible. Antes de abrir esta vía conviene mentalizarse para aceptar el rechazo y el silencio. No debes tomárnoslo como algo personal. Lo más normal es que ni tan siquiera te hayan leído. Por extraño que parezca, en un país que a ratos parece estar habitado en su mayoría por una manada de gilipollas, se ve que somos muchos los que dedicamos tiempo a sentarnos delante del ordenador con el fin de contar una historia. El resultado no podía ser otro: las editoriales y los agentes literarios están saturados. Somos tantos los que queremos entrar en este mundo que hemos colapsado las puertas. Luego está la crisis, esa que no termina de irse y que ha hecho que los editores sean mucho más escrupulosos a la hora de invertir su dinero.

 

¿Entonces tienes que descartar esta vía?

No, rotundamente. Si algo tenemos en común los escritores que conozco es que somos tercos como bueyes hambrientos. Tú no vas a ser menos. No pierdes nada por intentarlo. Puedes presentar tu obra a concursos o buscar un agente literario que apueste por ti. En la web de escritores.org explican muy bien todo esto.

 

Si no recibes respuesta por parte de las vías tradicionales, no te desesperes. Como te decía antes es muy posible que ni te hayan leído. Así que no te vengas a bajo y pienses que tu trabajo es una mierda. Que un libro sea bueno o malo no tiene nada que ver en esto. Pero, ojo, esto tampoco debe servirte como excusa. Jamás pierdas una visión crítica de tu obra. Si es tu primera novela, es muy posible que haya cosas que mejorar.

 

El momento en el que decides ser escritor independiente

Si la opción de las editoriales sigue ofreciendo tan sólo silencio, es el momento de plantearse otras opciones. Dentro del mundo de la autoedición hay diferentes opciones que deberías conocer. Es muy importante que te informes adecuadamente antes de decidirte, porque a veces puede ser un terreno pantanoso. Sobre todo es importante que sepas detectar a las supuestas editoriales que no son más que imprentas camufladas y algún que otro desalmado al que tu trabajo le importa una mierda, y lo que realmente le interesa es tu dinero. Puedes empezar por leer estos artículos, te serán de gran ayuda. En el blog de Ana Katzen y este artículo de José Manuel Aparicio explican todo esto realmente bien.

 

De entre las muchas posibilidades y plataformas que pude encontrar para publicar mi novela, decidí hacerlo en exclusividad con Amazon. Explicar los motivos me llevaría demasiado tiempo, y haría que la extensión del artículo excediera de toda lógica. Lo que sí puedo decir es que tras leer multitud de opiniones, creo que es la mejor opción (al menos para empezar).

 

Lo que implica ser un escritor independiente

Ser escritor independiente conlleva muchas cosas que debes saber. En este punto es donde dejas de ser un mero escritor para convertirte también en editor, corrector, distribuidor, ilustrador, diseñador, promotor, publicista y programador. Demasiadas cosas para una sola persona. Y probablemente alguna de ellas no se te dará bien. Esto podría hacer peligrar la calidad final de la obra. Si quieres tener recorrido en este mundo literario hay algo que debes grabarte a fuego. Tienes que cuidar hasta el más mínimo detalle. De nada te servirá tener un gran novela entre manos si la presentas de manera cutre. Nadie en su  sano juicio va a una entrevista de trabajo con la camiseta rota y llena de manchas. Esto es lo mismo.

 

Si no sabes hacer algo o no eres capaz de conseguir un acabo redondo debes pedir ayuda. Es posible que algún amigo pueda echarte una mano, pero si no tendrás que contratar profesionales. Editar un libro y querer vivir de la literatura conlleva un gasto. Otra cosa es que hayas escrito un libro por diversión y quieras editarlo para fardar o por cumplir ese objetivo. Pero si de verdad quieres vivir de esto no puedes permitirte errores. Para que tu libro tenga un resultado profesional tendrás que contratar, como poco, correctores y diseñadores.

 

En mi caso, por ejemplo, toda la maquetación y todo el acabado gráfico de mis novelas lo hago yo. Pero porque he trabajado durante más de 20 años  en ese campo. Es necesario que entiendas que mi novela En el laberinto ha pasado varias correcciones de estilo y ortotipográficas por parte de profesionales, a parte de las mías propias. Todo esto cuesta un dinero, pero es necesario si quieres vivir de la literatura. Los libros de los escritores que se publican por los medios tradicionales, pasan estas mismas revisiones. La diferencia en que en su caso esas revisiones las paga la editorial. En el caso de los escritores independientes nos toca costearlo nosotros mismos.

 

La hora de la verdad

Después de mucho trabajo, esfuerzo y horas delante del ordenador aprendiendo cosas que jamás habrías imaginado que aprenderías, conseguirás que tu novela se publicada por la vía que hayas elegido. Quizá sea en Amazon o cualquier otra plataforma online, o tal vez te hayas decidido por hacer una autopublicación conjunta. Como te decía antes hay muchas opciones.

 

Ese momento en el que tienes el primer ejemplar de tu libro en la mano es cuando te das cuenta de que tu libro es sólo uno más dentro de una jungla llena de depredadores. Tu novela tendrá que pelear desde ese instante con un ejercito de escritores conocidos y con una legión, no menos grande, de escritores independientes con más visibilidad como escritor que tú. Justo ahí es cuando eres plenamente consciente de que tienes el mismo problema que al principio; en este mundo de la letras no te conoce ni tu madre.

 

 

Todos los textos que aparecen en esta web son propiedad de ©Javier Rumegó.

Si te ha gustado, ¡COMPARTELO!

Sígueme en las redes sociales y lo comentamos

 

 

JRumego1501
About JRumego1501
Ser escritor independiente, y todo lo demás