dethemedetheme
recomiendo leer la casa entre el sorgo

By Javier Rumego

La casa entre el Sorgo

La Casa entre el Sorgo es una deliciosa novela escrita por Joan Roure, un escritor desconocido para el gran público, pero con un muchísimo talento. La Casa entre el Sorgo es un claro ejemplo de buena novela alejadas de los grandes sellos editoriales.

 

Realismo mágico lleno de numerosos ingredientes

Estamos ante una novela que se enmarca dentro del realismo mágico. El escritor corre más de un riesgo al desarrollar esta obra, donde encontraremos cambios de narrador y saltos temporales. Sin embargo la buena pluma del autor hace que todo funcione realmente bien.

 

Estamos ante una historia de amor e intriga, que habla de muchas cosas: de las relaciones agotadas y del miedo a cerrar el círculo; el amor, por supuesto; el arte; la avaricia; la ambición y los imposibles. Todo con habilidad y en su justa medida.

 

Joan Roure, a través del arte de la pintura, crea un relato que pasa de intimista, a mágico con tintes de novela negra. Como decía es una novela arriesgada, complicada de desarrollar y sin embargo, da la sensación que el escritor lo consigue con facilidad. Por mi parte agradezco mucho este tipo de literatura, siempre y cuando, claro está, el resultado sea óptimo.

 

Disfruta de la Belle Époque

La acción transcurre principalmente entre la Barcelona actual y el París de principios del siglo XX. El autor nos sumerge sobre todo en ese París bohemio, lleno de artistas, intelectualidad y vida nocturna, teniendo como máximo exponte de esto último al Moulin Rouge. La ambientación es buena y se percibe una complicidad del autor con la capital francesa y aquellos tiempos donde las calles transpiraban arte y algo etéreo e indescriptible que poco a poco vamos perdiendo.

 

Una novela de estilo agradecido

El estilo de Joan Roure es ligero, armonioso y tiene una enorme habilidad para que las palabras se deslicen entre las hojas. La Casa entre el Sorgo se lee con facilidad gracias a la trama, al ritmo y también al estilo.

 

Si bien es cierto que la calidad de la prosa es muy buena, he encontrado alguna irregularidad en ciertos diálogos. Poca cosa en realidad, pero hubo momentos que sentí algunos diálogos, en momentos puntuales, ligeramente guiados que le restaban algo de credibilidad. En cualquier caso, nada que impida recomendar una obra llena de virtudes.

 

Una mezcla de realidad y fantasía a través del Arte

Joan Roure nos mete en una historia que mezcla realidad con fantasía de un modo que parece creíble. Dar saltos temporales y espaciales a través de una misteriosa obra de arte parece algo normal, que bien podía haber pasado realmente. Conseguir esto es un gran logro por parte del autor.

 

Lo trama empieza en el día a día, con relaciones cotidianas, con sus virtudes y sus problemas. La aparición de una enigmática y carismática mujer hace girar la historia. El autor va introduciéndonos en su mundo, poco a poco, con la sensación de saber qué algo raro está pasando pero sin saber exactamente qué es. Me encanta dejarme llevar por este tipo de lecturas, donde sabes que el escritor está jugando con nosotros. Joan Roure mantiene muy bien esa tensión, dosificando la información y enseñándonos la zanahoria a su antojo para que sigamos avanzando.

 

Encontrarás más de un giro interesante y alguna sorpresa al final de esas que se disfrutan. La novela podía haber acabado de muchas maneras y termina como tenía que hacerlo.

 

La Casa del Sorgo es una novela muy interesante, sin nada que envidiar a ninguna novela con un sello editorial de primer nivel a sus espaldas. Una novela que estoy encantado de recomendarte. Espero que te animes y que la disfrutes.

 

el asirio

By Javier Rumego

El asirio

Voy a dejar todas las cartas sobre la mesa para que no haya dudas. El Asirio de Nicholas Guild es, probablemente, la mejor novela historica que he leído en toda mi vida.

 

Nicholas Guild no es un autor prolífico y tampoco es especialmente conocido a pesar de llevar muchos años en esto y de haber creado alguna que otra obra de arte. El Asirio es una joya de la literatura, un regalo maravilloso que durante muchos años ha estado oculto al gran público en España gracias a los grandes grupos editoriales.

 

Una novela olvidada durante muchos años

Una vez más, mi primo Mario me prestó este libro y todavía no sé cómo pagárselo. Después de leerlo decidí comprármelo para que formara parte de mi humilde biblioteca personal. Conseguirlo fue bastante difícil, pero a finales de los noventa todavía podías hacerte con un ejemplar. Con el cambio de siglo, la cosa se puso más complicada. Contacté varias veces con El Grupo Planeta, por ser quien tenía sus derechos de edición, y me informaron, muy amablemente eso sí, que el libro estaba descatalogado y no tenían prevista una reedición. Entiendo que dentro de la ingeniería económica de estas grandes empresas los números no salían rentables.

 

La consecuencia inmediata fue el alto precio que alcanzó el libro en el mercado de segunda mano, llegando a los 200 y 300 euros por ejemplar. Recuerdo una conversación con un librero en Ibiza. Tenía una mágica librería de libros usados en un mercado hippie. Admitió no haber oído hablar de este libro y prometió buscármelo. Días después, me llamó perplejo ante la realidad de esta obra, reconociéndome que nunca había visto algo parecido.

 

Hoy en día vuelve a estar al alcance de cualquiera

Y es que como te decía un poco más arriba, este libro es un tesoro. Afortunadamente, las cosas han cambiado en los últimos años. La editorial Pámies consiguió los derechos de esta obrala novela y desde hace unos años puedes adquirirla por un precio razonable.

 

Bienvenidos al reino de Assur

El Asirio es una novela que nos adentra en el siglo VII a.C. donde descubriremos la ciudad de Nínive con todo lujo de detalles. Viajaremos para ver la caída de Babilonia y el esplendor de Asiria. Conoceremos la forma de vida de sus gentes en una recreación y ambientación sobresalientes.

 

A lo largo de la novela, Nicholas Guild nos dejará frases para gastar un Moleskine. Si bien el libro se lee con facilidad, el autor se aleja de una literatura vacía. Desde mi punto de vista, la mayor virtud de este libro es la cantidad de emociones que es capaz de despertar en el lector. Recuerdo con absoluta claridad la manera en que describe la ansiedad del protagonista ante la primera batalla, y todavía no he visto algo parecido en ningún otro libro. Los sentimientos afloran página tras página. El amor, el odio, la lealtad, la culpa, la traición, el miedo, la esperanza, las ilusiones, el poder…, todo ello se junta en un gran baile de emociones.

 

Una de las mejores ambientaciones historicas que se ha hecho jamás en un libro

Intrigas palaciegas, un triángulo amoroso, la relación entre dos príncipes, impecables narraciones bélicas, entresijos políticos, rituales religiosos y una de las mejores ambientaciones históricas que puedes encontrar dan forma a una novela sobresaliente.

 

Los personajes están construidos con profundidad, alejándose de estereotipos. Cada uno tiene su personalidad, con sus miedos y anhelos. Esto no sólo se aplica a los personajes principales, en especial a un protagonista con un carisma arrollador, sino que se extiende a los secundarios; algunos de ellos se comen por momentos la novela.

 

El principio del libro es una gozada. Las primeras páginas son el claro ejemplo de como se tiene que comenzar una novela. La primera página me clavo la daga en el pecho, dejándome si aire. Durante unas cuantas horas de lectura, Nicholas Guild, me llevó a su terreno, a Nínive, en medio de un momento crucial en la historia del reino de Asiria.

 

Por si todo esto fuese poco, he de decir que esta historia tiene una segunda entrega, titulada Estrella de Sangre.

 

By Javier Rumego

El portador de luz

Hoy quiero hablaros de un libro que he leído recientemente y que he disfrutado como un enano. Reseñar libros de Shakespeare, de Bulgakov, de Cortazar, de Stevenson o de Tolkien es una apuesta segura, avalada en muchos casos por un buen puñado de años, cuando no siglos. Haceros llegar este tipo de lecturas me resulta mucho más gratificante y me siento en la obligación de hacerlo. Hoy quiero hablaros de una novela independiente; sí, hay literatura indie de mucha calidad. El Portador de Luz de Benjamín Ruiz es un ejemplo de ello.

 

Conocí a este autor hace algún tiempo por las Redes Sociales y desde entonces le vengo siguiendo el rastro. Ya leí otro libro suyo con anterioridad, en el que descubrí un escritor con una gran sensibilidad a la hora de juntar palabras. Con El Portador de Luz he corroborado lo que pensaba de él y además he conocido nuevos y sorprendentes matices.

 

Bienvenidos al Apocalipsis

El Potador de Luz trata del Apocalipsis judeo-cristiano, pero visto desde otro prisma. Reconozco que este tema me llama especialmente la atención, quizá por ello me ha sido tan fácil conectar con la historia. Es una deliciosa vuelta de tuerca a un tema clásico que forma parte de la cultura occidental. El bien, el mal, Dios, Satanás y la manzana.

 

Aquí partimos de la idea de que no fue Dios el creador del ser humano sino Satanás. Es un punto importante porque Satán hará lo que sea necesario para proteger a sus hijos, incluso de Dios.

 

El autor nos presenta acertadamente al Ángel Caído como la creación más perfecta y hermosa de Dios. Su hijo predilecto, tal y como lo describe la Biblia antes de caer en desgracia.

 

Coincidencias que me apasionan

La historia de Satán es muy parecida al mito griego de Prometeo y a la leyenda azteca de Quetzalcoatl. En todos estos casos un Dios le ofrece a la humanidad el conocimiento y la ciencia y es castigado por ello. Este tipo de cosas me hacen pensar qué de cierto habrá detrás todas esas historias antiguas en las que el ser humano andaba en pañales.

 

El Portador de Luz se divide en tres partes, cumpliendo cada una de ellas con el esquema clásico de introducción, nudo y desenlace. La novela empieza con pausa pero sin detenerse. Para mi gusto, en esta parte  peca en algún momento de dejar demasiado evidentes algunos clichés sobre el bien, el mal y la humanidad. Aún así lo resuelve con solvencia. La segunda parte trata de la batalla entre el Cielo y el Infierno y la tercera es una especie de conclusión.

 

El libro se le muy bien, gracias en gran medida al estilo narrativo del autor. Fluidez, sentido del ritmo y un estilo que facilita que las páginas pasen sin darte cuenta. Entre muchos de los aciertos que tiene el libro, uno de ellos es mostrar la relación de amor entre hermanos que tienen Satanás y Jesucristo. Benjamín Ruiz, demuestra sensibilidad y mucha inteligencia con este recurso.

 

El autor me ha dejado con ganas de mucho más

A mi parecer el libro se queda un poco corto. No en extensión, a pesar de que no es un libro extenso, sino que creo que se podía haber sacado más a esta historia. Me ha dejado con ganas de más, de mucho más. Creo que se podía haber escarbado y profundizado un poco más. Quizá el problema es mío, por lo mucho que he disfrutado leyéndola. Me hubiera gustado que el autor nos hubiera regalado un poquito más de esta deliciosa historia. Quizá este problema pueda resolverse con una secuela (cosa que me consta que tiene en mente).

 

La segunda parte de la novela es de una narrativa épica sobresaliente

De todo el libro, la segunda parte destaca sobre las demás. Lograr lo que hace aquí el autor es una bestialidad. Nos mete de lleno en la batalla del Apocalipsis entre el Cielo y el Infierno, en una narración épica, más normal de encontrar en las religiones griegas, romanas o incluso escandinavas. Benjamín Ruiz resuelve con grandísimo acierto la narración de una batalla con infinidad de frentes abiertos. La alternancia de escenas y el ritmo trepidante, hace que te olvides de todo y consumas un página tras otra sin percatarte de ello. La narración épica que se encuentra en este libro puede mirarle a la cara a autores como McCullough, Guild o el mismísimo Tolkien.

 

En definitiva, El Portador de Luz, es un libro que leerás en muy poco tiempo, de los que hacen disfrutar y crean afición a la lectura. Una pequeña joya desconocida para el gran público, que desde luego te recomiendo leer.

 

 

opinion el señor de los anillos

By Javier Rumego

El Señor de los Anillos

Ya que la semana pasada os hablé del El Hobbit, voy a aprovechar el impulso para hablaros en esta ocasión de El Señor de los Anillos, la que es considerada como la obra maestra del escritor británico J. R. R. Tolkien.

 

Quien diga que segundas partes nunca fueron buenas es sencillamente porque no ha leído El Señor de los Anillos. Tolkien se desdobla en esta continuación de El Hobbit, creando algo único e inmenso. Si bien es cierto que El Hobbit o El Señor de los Anillos se pueden leer de manera independiente, ambas novelas forman parte de lo que el propio Tolkien definió como cuentos legendarium, donde también podemos englobar el Silmarillion y Los Hijos de Hurín.

 

El buen trabajo de una editorial

Para ese movimiento de gente que reniega de las editoriales, hay que decir que El Señor de los Anillos no existiría de no haber sido porque la editorial Stanley Unwin no dejó de insistir a J. R. R. Tolkien para que escribiera una continuación de El Hobbit, debido al éxito que esta obra había tenido. Tolkien no estaba muy interesado en escribir esta continuación, pero al final cedió ante la insistencia de la editorial. Escribir El Señor de los Anillos, Apéndices incluidos, le llevó 10 años de su vida.

 

La idea original era muy diferente

Lo que mucha gente no sabe es que Tolkien empezó a escribir El Señor de los Anillos como una continuación inmediata de El Hobbit, donde el protagonista volvía a ser Bilbo Bolsón. Según iba avanzando, el Anillo Único fue ganándo terreno, como si de verdad poseyera un extraño poder. El Anillo se hacía con el libro y la historia se volvía más oscura, más adulta.

 

En algún momento, el escritor fue consciente que Bilbo no podía seguir siendo el protagonista principal. Avanzó uno cuantos años y le pasó el relevo a Frodo, su sobrino. Sin embargo, Frodo tampoco se consolida como el protagonista destacado de la historia. Comparte protagonismo con Gandalf, Aragon, Gollum o el propio Anillo. Tolkien decidió hacer uso de todo el universo que estaba creando para su obra El Silmarillion y lo recicló para El Señor de los Anillos en una época muy posterior, donde sólo quedaban leyendas olvidadas.

 

Un clásico de la literatura univesal

El Señor de los Anillos es una obra sobresaliente. El manuscrito original, debido a su extensión, fue dividido en tres volúmenes: La Compañía del Anillo, Las Dos Torres y El Retorno del Rey. Rápidamente se convirtió en un grandísimo e inesperado éxito, que se mantiene con fuerza en nuestros días. A esto contribuyó la maravillosa adaptación cinematográfica llevada a cabo por Peter Jackson. Pero a pesar de que las películas son extraordinarias es imposible llegar a lo excelso de la novela.

 

Tolkien nos mete de lleno en una historia fantástica repleta de leyendas, mitología, magia y un sinfín de criaturas sobrenaturales. El punto más importante de Tolkien es que nos cuenta una historia de fantasía que nos hace pensar que todo ello pudo haber sucedido  realmente en un tiempo remoto en este mismo planeta. Todo en la historia es creíble y se sustenta bajo una base sólida. Leyendas olvidadas, un antiguo y terrible mal que despierta y amenaza la paz son los alicientes que aderezan la historia.

 

El Señor de los Anillos se transforma en una obra de fantasía mucho más adulta de lo que es El Hobbit. El tono cambia. Ya no se trata sólo de un cuento de aventuras. La novela trata temas universales como el amor, el odio, la guerra, el mal, el bien o la esperanza.

 

El estilo de Tolkien sigue siendo exquisito, meticuloso y ampliamente descriptivo. Te hace sentir que estás dentro de las escenas, que formas parte de la historia y que eres un miembro más de la Comunidad del Anillo.

 

El Ojo de Sauron ha resurgido y es más fuerte que nunca

El Señor de los Anillos es una metáfora de lo peligrosa que puede llegar a ser la tecnología, capaz de quitarnos la voluntad y de lo destructivas que pueden ser cosas tan insignificantes como una bala o un botón rojo si caen en las manos equivocadas. Actualmente resulta revelador, cómo algo tan insignificante como un teléfono móvil puede controlarnos y vigilarnos como si fuese uno de los perdidos Palantir “lo que mira a lo lejos”.

 

Hoy el Ojo de Sauron se esconde en nuestros ordenadores personales o teléfonos móviles, lo saben todo de nosotros: donde estamos en cada instante, qué hacemos, qué nos gusta, qué nos disgusta, en qué nos gastamos nuestro dinero, con quién compartimos nuestro tiempo. Hoy en día todos llevamos un Anillo Único colgado del cuello. Si Tolkien levantara la cabeza sería consciente de que la Sombra nos ha conquistado.

 

 

el hobbit opinion

By Javier Rumego

El Hobbit

Recomendar libros es una tarea complicada. No sólo depende de la calidad del libro sino también de los gustos de la persona a la que se lo recomiendas. Si no te gusta un determinado tipo de literatura es muy difícil que te guste un libro de ese género por muy bueno que sea. Aún así, si hay un libro, uno sólo que tuviera que recomendarte leer o del que me atreviera a darte mi opinión es sin duda, El Hobbit, de J. R. R. Tolkien.

 

El Hobbit es una novela catalogada dentro de la fantasía juvenil, que da pie a una obra mayúscula como es El Señor de los Anillos. Es raro encontrar a alguien, sea o no lector, que no haya oído hablar nunca de esta obra. El Señor de los Anillos se llevó de manera magistral al cine, mientras que El Hobbit no corrió tanta suerte.

 

El Hobbit es una novela independiente a El Señor de los Anillos, y puedes leerla sin necesidad de continuar con la historia (aunque es difícil que lo hagas). Sin embargo, si estás pensando en leer El Señor de los Anillos, te recomiendo encarecidamente que leas antes El Hobbit.

 

El libro que lo cambió todo

El Hobbit es un libro muy especial para mí. Probablemente el más especial de todos, y seguramente se merezca un artículo en el blog mucho más extenso. Todos los que amamos la literatura fervientemente, los que nos dedicamos a escribir y los que nos leéis tenemos un libro que lo cambió todo, un libro que nos inyectó un veneno en la sangre que no tiene cura; en mi caso, ese libro es El Hobbit.

 

Ésta es una novela perfecta para quitarnos muchos de nuestros prejuicios. Hay quien mira de soslayo la literatura juvenil y de fantasía, como si fuesen lecturas menores. El Hobbit es un clásico y una auténtica joya de la literatura universal. Para mí es un libro ideal para leer y releer a cualquier edad, ya tengas doce, treinta o noventa años.

 

Un escritor inimitable

John Ronald Reuel Tolkien era un escritor con una técnica y sensibilidad sobresalientes. Sus textos están cuidados al detalle y su literatura es de gran calidad. Maneja los tiempos y el ritmo a su antojo. Destaca por sus minuciosas descripciones, sin caer en el aburrimiento, y una gran habilidad para la épica.

 

Tolkien usa una estructura clásica en El Hobbit que ya vimos con anterioridad en La Isla del Tesoro. La historia comienza con una visita inesperada que altera la vida de un protagonista tranquilo sin interés por la aventura, que se ve arrastrado a realizar el viaje de su vida en busca de un gran tesoro. Bilbo Bolsón o Bilbo Baggins en su versión original es un personaje maravilloso, un antihéroe que deberá enfrentarse a trasgos, trolls, elfos y un terrible Dragón. Para ello contará tan sólo con la ayuda de su inteligencia, su noble corazón, la amistad de un viejo mago y un grupo de enanos.

 

La creación de un mundo “real”

Tolkien empieza a mostrar en El Hobbit algunas pinceladas de lo que es la Tierra Media, un vasto continente que descubriremos con más amplitud en El Señor de los Anillos. Una de las grandezas de Tolkien es que creó un mundo vivo, llamado Arda, amplio, real y lleno de riqueza, mitología y todo tipo de criaturas. Tolkien fue filólogo y Catedrático de la Universidad de Oxford, lo que le facilitó la creación de diferentes idiomas complejos para dotar de cultura y credibilidad a su mundo.

 

Tolkien no fue el inventor de la literatura de fantasía pero sí fue quien relanzó el género a mediados del siglo XX. Su influencia en este género lo cubre prácticamente todo y sigue muy viva en la actualidad. Sin ir más lejos puedes respirar su influencia en la maravillosa Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin, quien no se esconde al reconocer la influencia de Tolkien.

 

Cada vez que hablo de El Hobbit me traslado a casa de mis padres, a un viejo sillón que ya no existe, a una juventud que a pesar de mi resistencia se ha ido evaporando sin darme cuenta, pero sobre todo viajo a esa Tierra Media que puedo ver, sentir y oler. Observo a los elfos, que aunque inmortales tampoco pueden luchar contra el paso del tiempo, escucho a Gandalf, paseo por los bosques donde habitan estatuas de trolls, me inquieto ante el brillo de la espada de Bilbo, corro no sé si atemorizado o con un atisbo de esperanza ante Beorn y dialogo con Smaug, el último de los grandes dragones.

 

Sí, si hay un libro que recomiendo leer es sin ninguna duda, El Hobbit.

 

By Javier Rumego

El Maestro y Margarita – Mijaíl Bulgákov

Algunos que me seguís y me conocéis desde hace tiempo no os sorprenderéis al ver en esta sección la novela El Maestro y Margarita escrita por Mijaíl Bulgákov. No puedo ni quiero esconder mi admiración por esta novela. Lo que hace el genio de Kiev en este libro está sólo al alcance de uno de los mejores escritores de todos los tiempos, convirtiendo esta novela en una de las obras más importantes de la literatura.

 

Mijaíl Bulgákov es posiblemente el más desconocido de los genios de la literatura rusa. El público reconoce con más facilidad los nombres de Dostoyevski, Tolstói, Chejov, Pushkin, Pasternak o Nabokov. Vaya por delante que todos son soberbios. Pero desde mi subjetividad, me decanto sin ninguna duda por Mijaíl Bulgákov con su El Maestro y Margarita.

 

Despliegue de recursos y talento

Lo que hace Bulgákov en esta novela es abrumador. El despliegue de talento, recursos técnicos, originalidad, narrativa, sentido del ritmo, trama…, es descomunal. Hace lo que quiere y como quiere. Cambia a su antojo de narrador, de época, incluso de estilo según lo demanda la escena. Muchas veces oímos o leemos eso de “Una novela única, diferente, original…” y luego, evidentemente no lo es. La mayoría de las cosas que lees ya las escribió alguien antes y casi siempre mejor, y los que dicen que su novela es única y original no tienen ni tan siquiera la originalidad para expresarlo de otra manera. Sin embargo, El Maestro y Margarita es realmente una novela diferente; única.

 

Bulgákov era extremadamente perfeccionista con su literatura, al extremo de Flaubert o Nabokov. Su primer borrador lo tiró directamente a la hoguera. Hay quien habla que escribió entre cuatro y seis borradores. Repasaba cada línea hasta que quedaba perfecta. Sin embargo, no pudo terminar de corregir la obra. El último capítulo se encargó de estructurarlo y terminarlo su mujer, Elena Bulgákova.

 

Una novela para todos

Una de las muchas virtudes de esta novela es que tiene diferentes niveles de lectura. Si buscas una novela bien escrita y que te entretenga, cumplirá de sobra ese cometido. Si quieres ir un poco más allá, disfrutarás como un enano con su narrativa y la cantidad de recursos que utiliza el escritor soviético. Y luego, claro, puedes profundizar en sus páginas, sumergirte en la deslumbradora metáfora que hace no sólo de la sociedad rusa de su tiempo sino de la sociedad actual donde predomina la vanidad y la superficialidad (no tienes más que entrar en Instagram para entender esto).

 

A lo largo de la novela encontrarás personajes fascinantes y escenas que se quedarán grabadas en tu memoria. Satán aparece en la Rusia de los años 30 en forma de un misterioso mago, acompañado por un séquito de acólitos de lo más peculiar. Creará infinidad de estragos y situaciones estrambóticas. El sentido del humor lacerante y la ironía afilada son recurrentes durante toda la novela. Hay momentos sobresalientes como el espectáculo que ofrece Satán en el espectáculo de las variedades o capítulos enteros como el Gran baile de Satanás. Pero no temas, este libro no habla de demonios ni de fantasmas, no al menos más allá de los que albergamos los seres humanos. Pero si hay un elemento que destaca por encima de todos en esta novela es el amor; el amor incondicional e inquebrantable de Margarita por el maestro.

 

La narrativa es técnicamente tan perfecta como la de Flaubert, pero su imaginación y originalidad es mayor. Su verborrea en algunos momentos es comparable a la de Shakespeare. Los giros de argumento son como volteretas en la cama elástica. Cada línea que lees son endorfinas inyectadas en sangre. Recuerdo, y espero no olvidarlo nunca, la sensación que tuve al leer esta novela. De repente me volví niño. Todo era nuevo para mí. Disfrutaba como un chiquillo mirando las estrellas o viendo por primera vez un caballito de mar. Esta novela cambió mi percepción de la literatura ampliando mis horizontes, descubriéndome un mundo nuevo.

 

El Maestro y Margarita estuvo censurada durante muchísimos años por el régimen soviético. Hablar de la desaparición de personas en la Unión Soviética de los años 40 del siglo pasado, así como afirmar la existencia histórica de Jesucristo la condenaron al ostracismo durante años. Bulgákov no era tonto, sabía que su novela no sería publicada y, aun así, siguió escribiéndola hasta su muerte, tal vez buscando la inmortalidad. No fue hasta finales de los años 60 cuando se publicó la obra completa por primera vez en Italia. Sin embargo, hubo que esperar hasta 1990 para verla publicada íntegramente en Moscú.

 

Es un libro muy recomendable si te gusta leer, y si no puede ser el regalo perfecto.

 

 

By Javier Rumego

Best-Seller Vs Clásicos de la Literatura

Leer un clásico de la literatura siempre es una garantía de calidad. Los clásicos han superado el juicio del tiempo y han resistido a las modas, a veces incluso aparecieron en escena después de ellas. ¿Pero qué pasa con la literatura de Best-Seller? ¿Son suficientemente buenos esos libros que se venden como churros?

 

Antes de que aparecieran los autores independientes en escena, la literatura de Best-Seller era el enemigo número uno de los lectores más académicos. Actualmente se discute si la calidad de los libros independientes es suficientemente buena, una batalla que la literatura de Best-Seller lleva librando muchos años.

 

Cuando un libro irrumpe con fuerza en el mercado vendiendo cantidades escandalosas, mucha gente tuerce el gesto y duda automáticamente de la calidad de la obra. Los hay que reúsan sin más a leer este tipo de literatura, sea del género que sea.

 

Es cierto que en muchas ocasiones el momento editorial en el que nos encontramos y la necesidad de las editoriales de hacer dinero fácil, contribuyen a aumentar la desconfianza en la calidad de ciertos libros.

 

Diferenciando entre libros y literatura

Ya he hablado en más de una ocasión que literatura y libros son dos cosas totalmente distintas. Podemos encontrar libros con cero literatura y literatura en lugares que nada tienen que ver con los libros. Si te interesa este tema, te invito a que te unas a mi página de Facebook donde todos los lunes hablo de OtrasNarrativas.

 

En este artículo quiero hablar de la literatura de Best-Seller, separando todos esos libros que se venden como pipas pero que nada tienen que ver con el arte de Cervantes; entiéndase, el libro de cocina de la última edición de Master Chef, libros de autoayuda o libros de famosos que, casualmente, brotan con más fuerza con la proximidad de las fiestas navideñas.

 

Que un libro se venda bien no hace que su literatura sea mala.

Hay lectores que hablan de la literatura de Best-Seller como si fuese una literatura menor. Algunos de estos lectores acostumbran a mirar por encima del hombro al lector de este tipo de libros. En otros casos, lo hacen simplemente como un método fácil de ocultar sus carencias como lectores. Sin embargo, que un libro se venda bien no lleva intrínseco que la calidad de su literatura sea mala, del mismo modo que tampoco lo convierte en un buen libro.

 

Actualmente podemos encontrar autores que venden su obra con facilidad y que, sin embargo, todos ellos son considerados por la inmensa mayoría grandes escritores. Ejemplos hay muchos, puedo mencionar a Javier Marías, Arturo Pérez-Reverte, Michel Houllebecq, Haruki Murakami o el recientemente ganador del Premio Planeta, Santiago Posteguillo.

 

Algunos podrán decir que soy ventajista nombrando escritores de renombre con una carrera literaria contrastada, incluso que algunos de ellos rozan la figura de escritor de culto (personalmente, Javier Marías y Michel Houllebecq me parecen de una calidad soberbia). Puede que sea cierto, pero también lo es que ninguno de ellos se ha escapado de críticas voraces por parte de sus detractores. A Posteguillo, por ejemplo, le han colgado el cartel de Best-Seller a modo de letra escarlata, por lo que no se le debería permitir el acceso al Olimpo de las letras, donde habitan los escritores más virtuosos.

 

Clásicos Best-Sellers

Cuando escucho a alguien decir que sólo lee a los clásicos de la literatura, con ese halo de estar por encima del bien y del mal en lo que al universo de las letras se refiere, me pregunto si es consciente de la cantidad de clásicos de la literatura que fueron terremotos editoriales en sus tiempos.

 

A veces tenemos la romántica y equivocada idea de que un verdadero artista es el que muere de hambre, incomprendido por una sociedad incapaz de entenderle. Rápidamente nos vienen a la cabeza la imagen de Van Gogh, Mozart o Cervantes. Pero no siempre es así.

 

Menospreciar la literatura de Best-Seller es menospreciar a Williams Shakespeare, Charles Dickens, Lope de Vega, Robert Louis Stevenson, Alejando Dumas, J. R. R. Tolkien, Margaret Mitchel, Óscar Wilde, Harper Lee, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosas, Agatha Christie y un largo etcétera. Todos estos escritores gozaron (y gozan) de gran éxito en vida y no tuvieron que esperar a morirse para alcanzar la gloria.

 

De Best-Seller a clásicos de la literatura universal

No todos los Best-Sellers llegan a convertirse en clásicos de la literatura. El único jurado realmente objetivo para discernir y sentenciar con rotundidad incontestable qué obra es digna de formar parte de la literatura universal es el tiempo.

 

Hay libros de Best-Seller que envejecen mal. Son como una mala cerveza que se quedan rápidamente sin espuma. Terremotos en medio del océano que originan un tsunami que arrasa con todo. Crean tendencia y revuelo para luego quedar prácticamente en el olvido. Luego hay otros a los que no les hace falta envejecer demasiado para alcanzar la Tierra Prometida.

 

Dentro de los primeros podría nombrar El código Da Vinci, El tiempo entre costuras, o las sagas de Crepúsculo y 50 sombras de Gray por poner sólo algunos ejemplos. Todas ellas, obras que aparecieron como la explosión de un volcán, vendiendo millones de copias, pero que dudo mucho que pasen a ser algo más que eso (que no es poco). En el segundo grupo estarían libros como Los Pilares de la Tierra, El nombre de la rosa, o las sagas de Harry Potter y Canción de Hielo y Fuego, saga que se ha convertido en todo un clásico incluso antes de haber concluido.

 

Qué hace que un Best-Seller pase a ser un clásico de la literatura.

Básicamente la calidad de la obra, pero también tiene mucho que ver la repercusión del libro entre el público y sobre todo el tiempo durante el que se prolongue dicho istmo. También hay que tener en cuenta lo que ofrece esa obra a la literatura y la aportación del escritor a lo largo de su carrera.

 

Pongamos por ejemplo la novela Los Pilares de la Tierra de Ken Follett, que hace unos días recomendaba leer. Hay mucha gente que habla muy mal de ella. Alegan que la calidad literaria es baja, los personajes son estereotipos y que en algunos casos les recuerdan a un culebrón venezolano. No está de más decir que se trata de una novela histórica y que, en ocasiones, la propia Historia puede recordar a más de una telenovela, las cuales suelen tener mucho éxito entre la audiencia (veremos por qué un poco más adelante).

 

Los Pilares de la Tierra cumple a la perfección con lo que se le exige a una novela de Best-Seller. Es cierto que los personajes no son los más fascinantes del mundo, no muestran demasiadas dobleces ni complicaciones, pero cumplen de sobra con su cometido y están dotados de gran carisma. La historia es suficientemente intrigante y el ritmo es magnífico para el tipo de libro que es.

 

K. Rowling y G. R. R. Martin con sus respectivas sagas de Harry Potter y Canción de Hielo y Fuego entraron en el universo literario como Aníbal y sus elefantes. En ambos casos sus obras causaron un estruendo más allá de sus páginas. Sus novelas pasaron en muy poco tiempo a formar parte de la cultura del pueblo, te gusten o no sus libros. A día de hoy apenas hay un solo niño en la Tierra que no sepa quien es Harry Potter, y eso sólo se consigue con mucha calidad, creando algo nuevo donde parece que todo está inventado.

 

Los escritores de Best-Seller saben muy bien lo que hacen

Escritores actuales de Best-Seller como Ken Follett, Stephen King, Jeff Kinney o Eva Gª Sáenz de Urturi son profesionales que saben muy bien lo que hacen. Su cometido no está en hacer grandes metáforas, elipsis como las de Calver, ni emplear grandes recursos literarios, aunque pueden hacerlo perfectamente si lo necesitan y la historia se lo requiere.

 

Crear un Best-Seller no es fácil. Hay que tener en cuenta que no sólo tienes que escribir un buen libro que cumpla con las reglas básicas de un superventas, sino que además tienes que competir en el mundo editorial contra los rivales más duros.

 

Para una editorial publicar una nueva novela de Pérez-Reverte, Dolores Redondo o Ruiz Zafón son apuestas seguras en las que no pueden permitirse fallar. Estos autores tienen el apoyo incondicional de millones de lectores y las editoriales ponen todos sus recursos en la edición, distribución y promoción de la obra. Ten por seguro que si no estás dentro de ese saco de Best-Sellers no vas a poder competir en esa guerra. Sería como ir con cuchillos a una pelea de pistolas.

 

Si eres un autor independiente quizá te sea más fácil crear una obra de culto que un Best-Seller, ya que en el primer caso tan sólo tendrás que preocuparte de escribir un muy buen libro (dicho así parece fácil). Pero eso es algo que depende exclusivamente de ti; no entran en la ecuación variables como el mercado o la competencia. En caso de ser suficientemente bueno, lo único que necesitaras es tiempo y fortuna para que tu novela caiga en manos de la persona adecuada.

 

La literatura de Best-Seller tiene un público más amplio

Quien no quiera ver esto está ciego. Para la mayoría de la gente que lee, la lectura es un pasatiempo. El tiempo libre es un bien cada vez más escaso. Muchas veces llegamos cansados a casa y queremos entretenernos o relajarnos. Meternos en una literatura espesa, con numerosas figuras literarias y una cantidad ingente de reflexiones existenciales (o de cualquier otro tipo) es algo que nos interesa a muy poca gente. Por eso precisamente tienen tanto éxito las telenovelas de las que hablaba antes.

 

La gran mayoría de las personas que leen buscan entretenerse. Así que si quieres vender mucho tienes que ofrecerle al público algo lo suficientemente entretenido como para competir con los vídeos de gatitos.

 

Los libros de Best-Seller abren la puerta a la literatura

Como hemos visto, hay libros que fueron superventas que eran auténticas obras de arte. Pero incluso en el caso de los Best-Seller que no tienen una calidad literaria destacable, cumplen un cometido muy importante. Los libros que suelen copar las estanterías de cabecera de los centros comerciales más destacados nos abren las puertas de la literatura. Los grandes clásicos no suelen ser un gusano tan apetecible para peces que no acostumbran a morder el anzuelo.

 

A veces, este tipo de libros son capaces de captarla atención de personas que no tienen ni tendrán afición lectora. Puedo contaros que mi padre no es un gran lector. De hecho, rara vez lee un libro de ficción. Sin embargo, se ha leído toda la colección de los libros del Capitán Alatriste. Era algo digno de estudio, los devora en un par de días. En su caso, esto no hizo que se interesara por otros libros, ni tan siquiera del mismo autor. El señor Pérez-Reverte consiguió con esta saga (que ya se puede considerar un clásico contemporáneo) enganchar a una persona no lectora, al menos por un tiempo, cosa que grandes clásicos de la literatura no habrían podido hacer. Y eso, tiene mucho, pero mucho mérito.

 

Una de las generalizaciones que más se suelen escuchar es que los Best-Seller son entretenidos mientras que los clásicos con más cultos. En realidad hay clásicos muy divertidos, con un sentido del humor extraordinario y superventas con más sabiduría de la que se le presupone. Como siempre, cuando generalizamos solemos equivocarnos.

 

A favor de los clásicos está siempre su calidad. Son libros para paladear sin prisas y en repetidas ocasiones. Gracias a estos libros tenemos a nuestro alcance los pensamientos de los mejores escritores que ha dado la literatura. Están avalados por el paso del tiempo y, en muchos casos, poseen pensamientos universales. Para exprimir un clásico de la literatura se requiere un mínimo de trayectoria como lector, y algunos casos nos exprimirá las neuronas.

 

Sin embargo, hay que decir que pocos libros han reclutado más lectores como El Código Da Vinci. El libro de Dan Brown es a mi entender de una calidad literaria muy limitada, pero construyó más lectores en un solo año que muchos autores clásicos juntos. Gracias a este libro, y a otros parecidos, mucha gente se ha aficionado a la lectura y ha terminado leyendo a escritores como Garcilaso, Quevedo, Kerouac, Bulgákov, Kafka o muchos otros. Ya sólo por esto, algunos deberían de ser más respetuosos con este tipo de literatura, que muchas veces también son clásicos de la literatura univesal.

 

 

By Javier Rumego

Los Pilares de la Tierra – Ken Follett

Los Pilares de la Tierra es uno de los libros más vendidos de la historia. Se publicó en 1989 y aún a día de hoy se vende a buen ritmo, a pesar de los temores que mostraron los editores en su momento. Es un gran ejemplo de que un Best-Seller puede también estar bien escrito.

 

Los Pilares de la Tierra es una novela tan famosa que incluso gente que no está interesada en los libros sabe de su existencia. Es más que probable que hayas visto el libro expuesto en las estanterías de las librerías más importantes de tu localidad. Si por alguna casualidad no te has atrevido a agarrarlo porque te impresionan sus más de 1000 páginas, déjame que te diga que puedes estar muy tranquilo porque es un libro que se lee con muchísima facilidad.

 

Ken Follett es para mí, junto con Stephen King, el rey de la literatura de Best-Seller. Follett puede cambiar ligeramente el género de sus novelas: intriga, historica, bélica…, pero siempre mantiene un estilo muy personal y reconocible. Su literatura tiene muchos puntos fuertes, entre ellos la trama, la agilidad de sus letras y sobre todo un control muy preciso del ritmo.

 

Los Pilares de la Tierra es un tocho de más de mil páginas, sí, pero la manera en que está escrito facilita mucho la tarea del lector, que incluso en el caso de un lector no muy entrenado se sorprenderá leyendo a gran velocidad, y queriendo siempre un poquito más.

 

Bienvenidos a la Edad Media

Los Pilares de la Tierra es una novela histórica ambientada en la Inglaterra del siglo XII. A través del proceso de construcción de una catedral, el autor nos mete en una pequeña aldea inglesa donde conoceremos a la gente que la habita.

 

El comienzo de la novela es trepidante, con una serie de acontecimientos que dejan abiertas diferentes líneas narrativas, que poco a poco se irán juntando, y distintos misterios. El elenco de personajes es amplio pero fácil de seguir. Ken Follett nos va dando azucarillos para ir calmando nuestra curiosidad, pero no nos deja saciarnos en ningún momento.

 

El libro se te hará incluso corto y cuando llegues a su última página querrás más. Por suerte, ha escrito dos continuaciones, Un Mundo sin Fin y Una Columna de Fuego, transcurriendo todos ellos en épocas distintas. Un Mundo sin Fin es una secuela digna, interesante de leer. La última entrega, debo reconocer que la tengo pendiente y de momento no la he leído, así que no puedo recomendártela.

 

Si te gusta la historia, la arquitectura o las novelas con las que pasar un buen rato, Los Pilares de la Tierra es una opción ideal. Y ahora que se acercan las navidades es, sin duda, un regalo perfecto.

 

 

By Javier Rumego

Las partículas elementales – Michel Houllebecq

Houllebecq es el escritor actual que más me fascina. Los temas que aborda, la crítica a la sociedad, el sentido del humor tan peculiar que tiene y sobre todo la calidad literaria que despliega me tienen totalmente enganchado a su tinta. Ha publicado 5 novelas, todas con la editorial Anagrama. Seguramente os hable de todas ellas, pero quiero empezar por Las partículas elementales, la que se considera su ópera prima hasta el momento.

 

En una actualidad editorial donde es no es fácil encontrar libros con buena literatura, incluso con un poco de literatura, tener la posibilidad de disfrutar de autores como Houllebecq es todo un gustazo.

 

Leer un libro de Houllebecq, y en especial éste, va a exigirte que exprimas tus neuronas y que permanezcas concentrado. Leer a Houllebecq es posiblemente más difícil que leer a Matilde Asensí o a Reverte, pero tiene su recompensa.

 

Las partículas elementales está considerado como uno de los mejores libros de la literatura francesa

Las partículas elementales fue su segunda novela publicada, por la que recibió numerosos premios y fue considerada por la revista Lire como la mejor novela del año. La publicación de este libro fue el máximo fenómeno editorial francés en muchos años.

 

La novela se divide en tres partes. Dos hermanastros de madre, con infancias difíciles tratarán de vivir con sus traumas. El mayor de los hermanos, Bruno, se convertirá en un científico importante sin ningún interés en los placeres carnales y con seria dificultad para tener sentimientos reales y profundos por otros seres humanos. Su hermano, Michel, será todo lo contrario; un profesor de literatura con una incontrolable adicción al sexo, racista y cargado de rencor.

 

Houllebecq pone de manifiesto a lo largo de toda la novela la inmediatez del placer en el que vivimos, sin tiempo a desarrollar sentimientos. Queremos el placer y lo consumimos como el que se toma un refresco. Una vez consumido esperamos un rato y abrimos otra botella.

 

La literatura del controvertido escritor francés es deliciosa. La lectura se escurre entre sus líneas como la corriente de un río en época de deshielo. Puedes leerlo sin más o leerlo en compañía de un cuaderno y un bolígrafo con el que tomar incontables apuntes.

 

Si aún no lo conoces, te sugiero que le des una oportunidad. Es un escritor soberbio. De lo mejor que puedes encontrar en la actualidad. Quizá no apto para todos los públicos. Las partículas elementales es una novela que no deja indiferente absolutamente a nadie.

 

By Javier Rumego

Madame Bovary – Gustave Flaubert

Con esta novela me pasó algo parecido a lo que os comenté hace unas semanas con El viejo y el Mar. Estaba en la Feria del Libro de Madrid cuando llegué a una caseta con un montón de Clásicos. Esta vez atrapé Madame Bovary, Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y Así habló Zaratustra por unos 15€, menos de lo que cuesta cualquier libro de rebaño de esos que abundan por las demás casetas con algún famoso firmando.

 

De los tres libros, Madame Bovary fue el que más me gusto con mucha diferencia. Alicia es quien lo tuvo más difícil y es que a veces es complicado luchar con los recuerdos de la infancia. Aun así, fueron tres lecturas enriquecedoras.

 

Emma Bovary la adultera más famosa de la literatura

Madame Bovary es el adulterio más famoso de la literatura junto con Anna Karenina. Personalmente prefiero la obra de Flaubert por su perfección técnica y por la cantidad de emociones contradictorias que me hizo sentir.

 

Flaubert creó con esta obra una crítica a la alta burguesía francesa de mediados del siglo XIX. El libro despertó un gran revuelo en el momento de su publicación y estuvo muy cerca de ser censurado. Las aventuras de Emma Bovary escandalizaron a una sociedad clasista e hipócrita. El abogado del escritor consiguió solventar el problema haciendo creer que el libro se cerraba con un final moralista.

 

Madame Bovary ha sido utilizada durante muchos años por un sector feminista como un claro ejemplo de la desigualdad entre hombres y mujeres. Sin embargo, la lucha de Emma nada tiene que ver con el colectivo de la mujer. A Emma las demás mujeres le traen sin cuidado, igual que el resto del mundo. A Madame Bovary sólo le importa ella misma, anteponiendo sus deseos incluso a las necesidades de su hija recién nacida.

 

Madame Bobary es un personaje real, construido a la perfección

Emma es un personaje complejo, de los que a mí me gustan. Está llena de sueños y aspiraciones. Busca que su vida sea un constante torrente de emociones y sentimientos, como en las novelas que lee. Es una mujer insatisfecha. Nunca conseguirá ser feliz porque la realidad jamás podrá competir con sus sueños. Al igual que los libros de caballerías hicieron estragos en Don Quijote, en el caso de Emma son las novelas románticas las que le dejarán una ancha grieta.

 

Primero se dará cuenta que el matrimonio que acepta con la ilusión y la ignorancia de la juventud nada tiene que ver con la idea romántica que ella se había construido en su cabeza. Su marido, un buen hombre, no tiene nada que ofrecerle salvo una vida tranquila, hogareña y aburrida. Madame Bovary tendrá que buscar emociones fuera del matrimonio. Varios amantes y un ritmo de vida que no puede sostener le llevarán a un desenlace dramático.

 

El personaje de Madame Bovary está repleto de emociones que traspasan las páginas para colarse en tus sentidos. A veces la quieres y a veces la desprecias. Sus infidelidades es lo que ha trascendido a lo largo del tiempo, pero son lo de menos. Nadie debería de escandalizarse por un par de cuernos. Hoy en día, cualquiera los ha llevado y los ha puesto en algún momento de su vida. Son sus caprichos y su egoísmo lo que desagradan. Emma es una victima de sus propios sueños, de su falta de moral y de su egoísmo. Pero también es un canto a la rebeldía y a las ganas de vivir, de no conformarse con una vida normal. En la actualidad me recuerda mucho a esos jóvenes que demandan todos los derechos sin asumir ninguna obligación, los que quieren sólo esa parte de la vida repleta de colores.

 

Gustave Flaubert creó una obra universal indispensable para los amantes de la literatura. Su lectura es maravillosa. La calidad técnica, la narrativa, la construcción de cada una de sus frases…, todo es simplemente perfecto. Si aún no la has leído te recomiendo que lo hagas. Es una verdadera joya de la literatura.

 

 

By Javier Rumego

El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde

El retrato de Dorian Gray pertenece a esa categoría de libros universales que traspasan la frontera de sus páginas. Actualmente es difícil encontrar a alguien que no haya oído hablar de Dorian Gray, aunque no le gusten los libros. Se han hecho versiones de la novela tanto para teatro como para cine. Su personaje ha sido representado en multitud de ocasiones y es un icono universal.

 

Esta obra fue la única novela publicada por uno de los genios de la literatura más elegantes. Oscar Wilde tenía una calidad impecable y un ingenio más afilado que la espada de Isildur.

 

Terror gótico clásico

El retrato de Dorian Gray es uno de los últimos relatos de terror gótico clásico que se publicaron. Wilde nos mete dentro de una escalofriante historia sin necesidad de fantasmas, muertos vivientes, ni otros monstruos más allá de los propios vicios y bajezas del ser humano. La humanidad es el peor monstruo de todos. Ni tan siquiera aparece el demonio para tentar al protagonista, no hace falta. El encantamiento de Dorian Gray es sólo consecuencia de sus más fervientes deseos.

 

Durante años se ha creado la idea de que Dorian Gray vendió su alma al diablo para permanecer siempre joven. Esta idea ha perdurado hasta nuestros días. En este mundo actual, donde parece que nos gusta que nos metan la comida ya masticada en la boca, es más fácil creer esta historia que coger el libro y descubrir todo lo que esconde en su interior (que es mucho). La historia de El retrato de Dorian Gray ha sido contada tantas veces que en algunos puntos se ha desvirtuado simplificándolo todo a un nuevo trato con el diablo.

 

El retrato de Dorian Gray es mucho más que eso. Es una crítica brutal a la sociedad con la que Wilde tuvo que convivir, no muy diferente a la nuestra. La maldición es consecuencia de un deseo interno, algo que podríamos desear cualquier de nosotros en cualquier momento. Es fascinante la elegancia con que lo hizo y mucho más aterrador que un demonio jugando al juego de siempre.

 

El retrato de Dorinan Gray contiene los vicios de la humanidad

Wilde pone de manifiesto los pecados del ser humano. La novela habla del narcisismo, del hedonismo, de la superficialidad que ahora está tan de moda. Nos hace plantearnos qué cosas seríamos capaces de hacer si quedáramos impunes. Nos habla de la belleza, especialmente de la belleza eterna, de la elegancia, del miedo a perderla, del miedo a conservarla, del odio, del placer más absoluto sin límites ni barreras.

 

La novela no es muy extensa. En realidad es más bien corta y se lee de una tirada. Encontrarás frases como cañonazos. De esas que a veces encuentras una o dos en una novela que hace que ya haya merecido la pena. En este caso todo el libro está repleto de ellas. Te hará pensar y también desear en lo más profundo de tu alma algo que no se puede contar.

 

Una novela especialmente visual

La ambientación es magnífica. Se puede decir que los libros tienen un color, una tonalidad. Cada vez que pienso en El retrato de Dorian Gray veo imágenes en blanco y negro, salpicadas por momentos de colores brillantes y saturados. Recuerdo imágenes en mi cabeza como si hubiese visto alguna fotografía. La visión de la casa del protagonista por la noche es como una ilustración en blanco y negro rota por la luminosidad de una ventana iluminada. Es un libro tremendamente visual. De hecho, El retrato de Dorian Gray tiene una cosa muy poco común, y es que incluso habiendo visto con anterioridad alguna de sus versiones cinematográficas, comprobarás que tu imaginación no queda afectada. Podrás imaginar con claridad tus propias escenas y protagonistas.

 

Personalmente creo que Oscar Wilde trato de ir más allá. Sinceramente pienso que quiso guardar dentro de su libro todos los pecados de la sociedad contemporánea de la misma manera que los pecados del protagonista quedan encerrados, y visibles, dentro del cuadro.

 

Si aún no la has leído te sugiero que lo hagas. Descubrirás que la historia no es como te la habían contado. Además encontrarás un gran número de sorpresas escondidas en sus páginas, pero eso sí, ¡cuidado con lo que deseas!

 

By Javier Rumego

El viejo y el mar – Hernest Hemingway

Paseaba con mi mujer, por aquel entonces novia, por el paseo marítimo de un pueblecito de la provincia de Cádiz, cuando caí por casualidad en una de esas típicas casetas que venden libros. Había un gran número de libros de bolsillo a un precio ridículo. No me pude resistir y me llevé conmigo El diario de Ana Frank, Romancero Gitano y éste del que os quiero hablar hoy, El viejo y el mar de Ernest Hemingway, todo ello por 10€, si la memoria no me falla. Dedicado para los que dicen que la literatura es cara y para los que se dedican a piratearla.

 

Fue el primero de los tres que me leí. Lo hice en las playas de Cádiz, escuchando el mar, oliendo y saboreando su aroma. Salvo las costas de Cuba, no podía tener mejor escenario para leerlo.

 

El viejo y el mar es un libro extraordinario.

Fue escrito por Ernest Hemingway. Por el que recibió el Premio Pulitzer de Literatura en el año 1953. Un año después se le concedió el Premio Nobel de Literatura por toda su obra.

 

El viejo y el mar fue su última gran obra de ficción y probablemente su trabajo más famoso. Al igual que la novela de la que os hablaba hace unas semanas, El extranjero de Albert Camus, El viejo y el mar es una novela corta, de poco más o menos 100 páginas, pero cargada de literatura.

 

Se lee de un plumazo. El escritor emplea un lenguaje sencillo pero con la fuerza devastadora que dan los años. Encontrarás frases y reflexiones contundentes. Sin grandilocuencia ni querer convencer ni adoctrinar a nadie.

 

Hemingway nos sube a la barca de Santiago, a quien todo el mundo le llama El viejo. Con él nos adentraremos en el mar y lucharemos a muerte con un soberbio pez y otros peligros.

 

Santiago es un personaje entrañable, real, que podría ser cualquiera de nosotros en un momento determinado de nuestras vidas. Hemingway decía que él no creaba personajes sino personas. ¡Y vaya que lo hacía! El viejo es una persona cargada de años y experiencia, “todo en él es viejo salvo sus ojos”. Con el aprenderás sobre la mar, pero sobre todo sobre la vida.

 

El viejo y el mar es una gran metáfora sobre la lucha del ser humano con la naturaleza, contra sus elementos y contra el enemigo más letal, el tiempo. Hemingway pone de manifiesto lo diminuto que es el ser humano en comparación con la naturaleza, especialmente cuando ésta se desata. Pero también habla de la determinación del ser humano a plantar batalla. Nos habla del espíritu humano, de la capacidad de superación y de la determinación de no rendirse nunca. También nos habla de la lealtad, del amor y del respeto.

 

Hemingway fue una de esas personas a las que les gusta sentir el sabor de la adrenalina en la boca. Fue un hombre que vivió grandes experiencias, muchas de ellas crueles y violentas. Todo eso se refleja en esta novela. Como aquel viejo que reflexiona, con la objetividad que da el paso del tiempo, sobre lo que le ha tocado vivir.

 

Es una novela muy recomendable. Y yo te recomiendo que, si puedes, la leas con el sonido del mar de fondo.

 

1 2
recomiendo leer la casa entre el sorgo
La casa entre el Sorgo
el asirio
El asirio
El portador de luz
opinion el señor de los anillos
El Señor de los Anillos
el hobbit opinion
El Hobbit
El Maestro y Margarita – Mijaíl Bulgákov
Best-Seller Vs Clásicos de la Literatura
Los Pilares de la Tierra – Ken Follett
Las partículas elementales – Michel Houllebecq
Madame Bovary – Gustave Flaubert
El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde
El viejo y el mar – Hernest Hemingway